martes, 18 de mayo de 2010

"El arte de escuchar los latidos del corazón"

"El arte de escuchar los latidos del corazón"
Hace unos días tras un largo y complejo día de trabajo (pero igual de motivador que todos los días), al llegar a casa mi famiia me tenía una ¡sorpresa!: un libro con este título tan bonito que invitaba a descubrir cada una de sus páginas. Un libro que desde las primeras líneas me cautivó e hizo que buscará distintos momentos para leerlo, para disfrutarlo, para sentirlo..."Una historia de amor que conduce a una Birmania mágica" (Stern). Un historia muy emotiva sobre el don del amor y el duelo. Los protagonistas Tin Win, él una persona ciega que puede escuchar los latidos del corazón y conocer mejor a las personas, y Mi Mí una joven que no puede caminar, pero que juntos viven una preciosa relación de amor, de respeto, de amistad, de confianza... El se convierte en sus piernas y ella en sus ojos.

Según se va "descubriendo" de un modo sereno esta historia hay frases que te hacen reflexionar, y que ayudan a comprender el libro y a orientar también la vida:

"Hablo del amor que devuelve la vista a los ciegos. Del amor que es más fuerte que el miedo. Hablo de amor que dota a la vida de un sentido que no atiende a las leyes de la caducidad, que nos hace crecer y no conoce fronteras. Hablo del triunfo del ser humano sobre el egoísmo y la muerte".


" ...hay heridas que el tiempo no logra curar, pero sí reducir de tal modo que pueda vivirse con ellas."

"Es cierto que hay instantes en los que la vida decide tomar una nueva dirección".


"¿Cuanto vive el hombre, por fin?
¿Vive mil días o uno solo?

¿Una semana o varios siglos?

¿Por cuánto tiempo muere el hombre?

¿Qué quiere decir "Para siempre"? (Pablo Neruda)


Especialmente destacan los sentimientos y actitudes en forma de frases que dicen las madres de estos dos jóvenes ante la "diferencia" de sus hijos.

"Quería luchar por su hijo. En cada vida subyace una promesa...quería intentarlo todo para descubrir la promesa de su pequeño".

"Cada niño es diferente...Los pies tullidos no son contagiosos...Yadana tenía la sensación de que su hija aceptaba la fronteras que la naturaleza le había impuesto, lo cual en absoluto significaba que aceptara apartarse o retirarse de la vida al contrario. Su libertad de movimientos estaba acotada, pero no así su curiosidad y su talento para hacer otras cosas en la vida, que a menudo resultaban totalmente ilimitados".


Un libro que habla del amor por la vida, del amor que supera todo tipo de obstáculos y la difícil prueba de la separación. Un final conmovedor, quizás un poco triste, que hace que cuando llegas a él evoca el silencio, el respeto y el vivir la vida de otra manera, desde su esencia.

Para mi esta historia fue como una caricia tras un día en el que como todos intento "desarrollar el arte de escuchar a las personas con discapacidad, a los profesionales y a las familias" y a mi misma para continuar creando equipos de trabajo creativos, innovadores, flexibles..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada